MANTAMARBLOG

Juega Gay Fighter Supreme y gana el torneo gay

banner blog

¿Recuerdas el auge en tu infancia de un videojuego llamado Street Fighter? Seguro que sí, pero no lo jugabas por parecerte muy rudo o exclusivo del típico macho mexicano.

Gracias a la aceptación que paso a paso ha logrado la comunidad LGBTTTI, llega Gay Fighter Supreme. Un videojuego gay de lucha para todos los gamers de corazón.

Creado por Michael Patrick y desarrollado por Handsome Woman Productions. El juego es parecido al éxito de los noventa Street Fighter y al popular Mortal Kombat.

La trama del juego inicia en Estados Unidos con la desaparición de Josh Maxx, ganador de la primera competición anual de lucha gay celebrada en 2007 tres días después de su triunfo. Habiendo dejado el torneo sin representante, ahora diez nuevos participantes se enfrentan para ganar el título. En el desarrollo de la competencia hay algo oscuro e inquietante, y es que los creadores del torneo, la Liga de los Opresores Zelotes Santurrones (LOSRZ) hizo el concurso para satisfacer sus propios intereses y lograr que la comunidad LGBTTTI se autodestruya. Esto lavándole el cerebro al ganador para llevar a cabo sus malvados planes.

Entre los personajes se encuentran travestis, drag queens, osos, gogos, chicos en cuero, en fin; hay cabida para toda la comunidad. El exótico Gogo Gary, el delicado Timmy Spears o la bailarina bisexual de Las Vegas Jackqlyn Daniels te harán pasar horas de diversión al enfrentarse entre ellos. Tan sólo imaginar a Carrie Cupcake, la diabólica drag queen de Houston tomando prisioneros a sus contrincantes para luego azotarlos con su boa de plumas o peluca te harán querer descárgalo hoy mismo de Play Store o Apple Store.

El lanzamiento de este juego ha traído consigo opiniones en pro y contra, y es que algunos usuarios lo tachan de ofensivo y dicen que trata de estereotipar a toda la comunidad. Pero no olvidemos el punto más importante y objetivo principal de su creador: la familia LGBTTTI no debe luchar entre sí.

Foto: Gay Fighter Supreme